Uno de los mayores retos con los que nos encontramos en la cocina es ablandar carne, principalmente cuando se trata de carnes rojas, sencillamente podemos utilizar una olla de presión para conseguir una consistencia mucho más blanda y más fácil de masticar.

El problema es que no todos cuentan con uno de estos artefactos en su cocina y es ahí cuando tenemos o necesitamos alternativas para ablandar la carne sin olla de presión.

Si entramos un poco en detalles la carne es consumida por su alto contenido de grasas y proteínas que son necesarios para el organismo, aunque su consumo en exceso puede ser dañino y por ello se tiene que moderar su consumo, es una fuente de colágeno, elastina, creatina y muchas otras sustancias orgánicas.

La tarea de hoy es conocer nuevos métodos con los cuales podamos ablandar la carne.

3 formas de cómo ablandar carne sin olla de presión:

  • Golpes manuales:

Una de las formas más comunes de conseguir una consistencia más blanda, con un objeto duro que puede ser una olla, piedra o con la parte posterior del cuchillo, se coloca la carne sobre una superficie dura y se golpea varias veces, esto hace que las fibras se rompan y el corte sea mucho más delgado.

  • Sales para tiernizar:

Estos productos son fáciles de conseguir y muy económicos, están compuestos por sal y papaína, simplemente se aplica este producto sobre la carne y se deja actuar durante algunos minutos, aunque entre más tiempo será mejor.

Funciona de forma similar al anterior, solamente que se utiliza un producto químico que es la papaína para romper los tejidos conjuntivos de la proteína. Lo mejor es que conserva un sabor mucho más natural.

  • Marinar:

Quizás el método más común para ablandar carne sin olla de presión, en esta ocasión uno de los ingredientes que se le ponen a la carne para marinar es ácido y puede ser vinagre o jugo de limones, cualquiera de estos cumplen con la función de desnaturalizar las proteínas.

Este proceso es el más tardío de todos, pero su efectividad no esta a discusión.