La alimentación no es algo que se puede tomar a la ligera, se trata de uno de los temas de los cuales da para hablar durante un par de horas. Si llevas un buen tiempo tratando de bajar de peso y simplemente no has podido cumplir con tus objetivos, eso quiere decir que estás cometiendo errores en tu dieta e impiden bajar adecuadamente de peso, por lo que es necesario comenzar a corregir los posibles errores de tu dieta.

Comes muy rápido

En estos tiempos tan modernos las personas suelen tener menos tiempo para sí mismos, por lo que algunas cosas que en generaciones anteriores eran tradición ahora pasan desapercibidas, como comer en familia a la hora del almuerzo y comer saludable, esto se ve reflejado con el incremento de enfermedades como la diabetes, obesidad, hipertensión, estrés, entre otros. Existen muchos motivos para comer rápido cómo tener poco tiempo libre o andar con prisa siempre, esto provoca que generemos malos hábitos a la hora de comer, el comer rápido ocasiona que los alimentos no sean deglutidos de la manera más correcta, lo adecuado es masticar por lo menos 30 veces cada alimento, así la saliva y las enzimas hacen sus funciones.

El problema no termina ahí, el comer rápido hace que nuestro estómago no se sacie y el cerebro recibe la señal de que no se ha ingerido la cantidad de alimento necesario. Por otra parte, al consumir más de las porciones necesarias se consumen más calorías, con el paso del tiempo puede llegar a ser un factor para generar diabetes.

Al comer despacio el organismo reduce la ingesta energética, creando así la llamada alimentación balanceada y permitiendo mantener un peso ideal. Al masticar más veces la comida y comer despacio ayuda a liberar las señales desde el estómago al cerebro para indicar que ha quedado saciado.

Ahora que ya sabes cual es la importancia de comer despacio, las consecuencias de comer rápido y los beneficios de no hacerlo, queda todo listo para que comiences a adquirir unos hábitos de alimentación más adecuados para cuidar tu salud.