El día de muertos se ha convertido en una de las tradiciones y costumbres que definen parte de la cultura mexicana, aunque desde hace años se ha ido expandiendo hacia otros países, esto en gran parte por la migración de mexicanos hacia otros países en busca de mejores oportunidades, eso hace que la cultura también rebase las fronteras, tal como sucede con cualquier otro país del mundo.

#1 Los tamales

Simple y sencillamente no pueden faltar en ninguna celebración del día de los muertos, es un plato característico que siempre se pone en el altar de muertos. En todo el territorio mexicano existen diversas variedades como el tamal rojo o verde que se hace en Guanajuato con motivo de la celebración del 2 de noviembre, aunque en otros estados han adoptado la preparación como en Tabasco donde se hace el tamal colado, el cual su principal característica es una masa con una consistencia muy blanda o pastosa.

#Mixiotes

Este platillo tiene como principal ingrediente la carne de carnero o cordero, este plato requiere de una preparación muy delicada, un poco más que el resto, se tiene que preparar una guiso con  jitomate, cebolla, ajo, clavos, sal, pimienta y comino para marinar la carne, es importante el tiempo que se le de a la carne, normalmente no debe ser menor a una hora. La carne se pone a cocer dentro de hojas de maguey junto con nopalitos y amarrando los extremos para evitar se salga la cocción. Se sirven con frijoles y aguacate, este platillo es típico en Hidalgo.

#3 Mole Amarillo

Parte de la tradición de Oaxaca, el mole amarillo nunca puede faltar en los altares de este estado. A diferencia del mole poblano, este es acompañado por verduras como ejotes, chayote y papas cortadas en trozos, la proteína puede variar desde carne de res, pollo o cerdo, y es acompañado por frijoles fritos.

#4 Pan de Muerto

En esta lista entra uno de los más clásicos dentro de la gastronomía del día de muerto, el famoso pan de muertos que se elabora en Veracruz, pero que desde hace décadas es un producto que se ha elaborado en cada rincón de México. La característica de este tipo de pan es que es decorado con huesos, calaveras o cualquier otra figura alusiva a este día, además que es espolvoreado con azúcar glass.